Saltar al contenido
Jugadores de futbolín –

Cómo elegir un modelo adecuado de futbolín

28 septiembre, 2020

¿Quién inventó el futbolín? Una de las teorías que circulan en los países anglosajones es que el padre de la criatura fue un aficionado al fútbol inglés. El inventor dicen que fue un tal Harold Thorton, un hooligan del equipo inglés de los Spurs allá por los últimos años del siglo XIX.

Thorton parece que no quería quedarse sólo con ver en directo los partidos de su equipo cada domingo, sino que quería llevarse el fútbol a casa. Y más aún, disfrutar de su deporte favorito fuera de temporada.

Los que han estudiado su biografía dicen que Thorton creó un primitivo futbolín inspirándose en una caja de fósforos. La patente de su juego de mesa se registró finalmente a finales de 1923 en su Inglaterra natal.

La historia cuenta también que un tío de Thorton, Louise P. Thorton, que estaba de visita en su casa y que había venido de Estados Unidos donde residía; le dio varias vueltas en la cabeza al primitivo futbolín.

Ni corto ni perezoso, desarrolló el concepto del sobrino y decidió patentarlo en Estados Unidos 1927 para vender sus propios futbolines. De aquel primer concepto actualizado, se desarrollaron diferentes variaciones que tuvieron su público. En un tiempo, en el que hacían furor otros deportes de mesa como el tenis de mesa.

Concepto simple

El concepto básico de este juego es, si me lo permites, ridículamente simple. Se trata de una mesa formada por una superficie planta, que tiene un borde elevado que se extiende por todo su perímetro. Al través, hay ocho barras de metal con empuñaduras.

En las barras, hay sujetos varios jugadores de futbolín en filas. Desde atrás a adelante, en cada barra, hay un jugador en la puerta, dos defensas, tres medios y cinco delanteros. Once, como en un partido de fútbol de los de carne y hueso.

Simultáneamente puede haber de dos a cuatro jugadores colocados en la mejor posición para evitar que la pelota traspase líneas y acabe en la portería propia.

Consejos prácticos sobre futbolín

Si estás pensando en comprar un futbolín, me gustaría que valoraras antes que nada una serie de puntos que considero importantes a la hora de tomar una buena decisión. Éstos:

Espacio

La mesa de futbolín no sólo tiene que caber en el lugar que has pensado para ella, sino que también debe haber una separación suficiente con paredes, muebles y otros objetos que se puedan romper, de tal forma que se garantice la movilidad y los movimientos de cuatro jugadores de forma simultánea.

Usuarios

Otra cosa que hay que considerar es quien va a jugar habitualmente en la mesa de futbolín. No es lo mismo, comprar un futbolín para disfrutar con los amigos, todos adultos, que adquirirlo sólo para que jueguen los niños de la casa. La altura, dimensiones y resistencia de los materiales son consideraciones importantes a tener en cuenta también.

 

A %d blogueros les gusta esto: