Saltar al contenido
Jugadores de futbolín –

Consejos para mover la empuñadura de futbolín como un experto

1 octubre, 2020

Saber sujetar y mover una empuñadura de futbolín es extremadamente importante para conseguir una gran potencia de disparo, pero también para ganar precisión y control en el juego sobre las barras del futbolín. Te explico como jugar con ventaja moviendo las empuñaduras de futbolín como un experto.

La mayoría de los jugadores de futbolín que son principiantes se apuntan a apretar demasiado la empuñadura. Algo que creo que es un hábito asimilado de otros deportes como el tenis.

Por éso los golfistas dan buena medida a la presión necesaria para sujetar la empuñadura, porque en el golf los palos se manejan con holgura y hasta con cierta delicadeza.

Mantener la sujeción de la empuñadura de futbolín algo suelta facilita una necesaria libertad de movimientos, fluidez en el juego y la velocidad que requieren las jugadas rápidas.

Practica con la fuerza de agarre correcta

La mejor manera de aprender la técnica de agarre más adecuada es practicar realizando un único golpe a la bola con un jugador de futbolín una y otra vez.

Para practicar, levanta a los dos jugadores defensivos y coloca una pelota frente a tu delantero centro y golpea la bola en dirección hacia la portería con un agarre fuerte de la empuñadura. A continuación, afloja un poco la sujeción e intenta realizar el mismo tiro.

Compara el efecto de un disparo y de otro. Como podrás comprobar el segundo disparo resulta más rápido porque la muñeca ha tenido más recorrido para girar y para aplicar fuerza. Así es como se sujeta la empuñadura de futbolín.

Golpe de muñequilla.

Para mejorar el tacto, has de aflojar el agarre a la empuñadura hasta que te sientas cómodo. Para que puedas generar control del movimiento, ejercer la presión precisa y para aplicar la velocidad de tiro justa que te permita lanzar bolas cada vez más rápidas.

Asegúrate antes de tirar hacer girar al jugador de futbolín al menos un cuarto de vuelta hacia atrás, en el punto en el que tu muñeca termina bajo la empuñadura. Si haces bien el gesto del disparo, el muñeco de futbolín debe dar media vuelta o 180 grados en el recorrido total hasta el final del golpeo.

Un truco, para saber si estás haciendo más fuerza de la que debes, sólo tienes que fijarte en el color de los nudillos. Si se te quedan en blanco, entonces estarás sujetando la empuñadura con demasiada fuerza. Y no es así como debes hacerlo.

Golpe de latiguillo.

Agarre con las manos abiertas

Se usa un agarre con las manos abiertas cuando se dispara un tiro con movimiento rápido, también conocido como latiguillo o tiro de serpiente en el mundo anglosajón. Preparar este tiro requiere que estés inclinado hacia adelante donde el dedo del pie del jugador de futbolín toca el centro de la bola sobre la superficie del terreno de juego. Una vez que la pelota de futbolín está en esta posición, tienes que pasar del agarre de la empuñadura tradicional a un agarre con las manos abiertas.

Tu mano debe estar en una posición abierta con su parte inferior y el comienzo de su muñeca tocando el mango. Esto te permitirá deslizar la mano hacia arriba para que el jugador de futbolín haga una rotación casi completa antes de hacer contacto con la pelota nuevamente.

Muchos principiantes piensan que esto es un giro ilegal de la barra la primera vez que ven un disparo de latiguillo, pero el muñeco de futbolín realmente hace contacto antes de que se haga un giro completo de 360 ​​grados, lo que lo convierte en un disparo legal.

Agarre con las manos cerradas

Este agarre se aplica en todos los lanzamientos habituales en los que hay que hacer tracción, disparos con empuje, tiros rápidos o los llamados tiros tic-tac. Para saber si estás sujetando bien la empuñadura de futbolín, sólo tienes que mirar a la piel que une el pulgar con el índice.

Si rodea todo el mango estarás aplicando demasiada fuerza. También puedes mirarte los nudillos. Si, lo dicho, están blancos, lo mismo, demasiada fuerza. Recuerda que el mango del futbolín no es una raqueta de tenis que tengas que balancear.

Para disparar con la mano cerrada, de muñequilla, gira la muñeca rápidamente al tiempo que la barra gira 180 grados sobre su eje. Si la giras menos, digamos un cuarto de vuelta, no obtendrás velocidad de disparo máximo.

Como ves, todo es cuestión de práctica. De practicar y practicar y volver a practicar.

A %d blogueros les gusta esto: