Saltar al contenido
Jugadores de futbolín –

¿Quién inventó el futbolín?

27 enero, 2020

El futbolín, en esencia, combina la esencia de las reglas del fútbol adaptándolas a un tipo de juego colectivo de interior, que se practica en muy poco espacio, que aprovecha el concepto de las mesas de billar. Sobre quién inventó el futbolín, ya te adelanto que la cosa no está nada clara. Ni para los que han investigado profundamente en la historia del futbolín.

Hay quien asegura que el futbolín surgió de manera espontánea hacia la década de 1880 ó 1890 en Europa como un juego de salón más. Otros aseguran que su invención tiene padre que sería un tal Lucien Rosengart (1881-1976). Rosengart fue un ingeniero francés muy prolífico que registró numerosas patentes. Desde piezas para ferrocarril y de bicicleta, hasta cohetes y munición de artillería, pasando por una del primer cinturón de seguridad para automóviles de la historia.

Se dice que el ingeniero inventó el futbolín a finales de la década de 1930 para mantener entretenidos a sus nietos en las largas tardes de los meses de invierno. Hay quien sostiene que el invento tuvo mucho éxito y que las mesas de futbolín se multiplicaron en Francia tiempo después con jugadores de madera pintados de azul, blanco y rojo en relación a los colores de la bandera francesa y para remarcar la superioridad inventiva de los franceses. Para saber más de Rosengart, te dejo el enlace a su entrada en la Wikipedia y a la web de su museo en Alemania.

Futbolín francés de 1903.

Futbolín made in Spain

Otros autores sostienen que el invento del futbolín es cosa de españoles. Que sería una creación de Alejandro Finisterre, un poeta, anarquista y combatiente de la Guerra Civil Española, que, durante la convalecencia de sus heridas en la contienda, tuvo la idea de entretenerse ideando este juego.

Se dice que habló con un carpintero local, un tal Francisco Javier Altuna, para construir el primer juego de futbolín en 1937 que se inspiraba en el concepto del tenis de mesa. La patente del futbolín se registró en 1937, pero, según cuenta también la historia, la documentación la perdió Finisterre en una tormenta mientras huía al exilio en Francia. Una historia de película desde luego como puedes ver también en este enlace de la Wikipedia dedicado a Finisterre.

El futbolín inglés

Sea como sea, hay un tercer inventor del futbolín en discordia. Se dice que fue Harold Searles Thorton quién patentó el concepto del futbolín en Gran Bretaña en 1923. Harold Searles, un seguidor acérrimo del Tottenham Hotspur, lo registró con la forma básica como reconocemos al futbolín actualmente, unas porterías y varios jugadores de madera alineados y accionados con las manos. En este enlace puedes consultar la patente original.

Futbolín francés de la década de 1940.

Futbolín americano

Se sabe que un tíó de Harold -Louise P. Thorton- que vivía por aquellos años en la ciudad de Portland, en Oregón, Estados Unidos, lo visitó en Gran Bretaña y se llevó la idea a su país donde registró la patente en 1927.

La verdad es que Louise tuvo muy poco éxito con el futbolín en Estados Unidos y la patente no fue renovada cuando tocaba años después. Louise no llegó a imaginar nunca en lo que se convertiría el futbolín sólo una década después.

Así, la primera liga del mundo fue creada por los belgas en 1950 y en 1976 se llegaría a crear la Unión Europea de Fútbol Mesa. Unión porque la asociación consiguió homologar los tamaños de las mesas de futbolín, el diseño de los mangos de las barras de juego, el tamaño y el material de las bolas y hasta la forma de las figuras de los jugadores.

Luego vendría la internacionalización del futbolín, más bien globalización, que conocemos hoy y la práctica de este deporte en los cinco continentes. Pero esa es otra historia.

A %d blogueros les gusta esto: